SALUD PÚBLICA: EL CHIKUNGUNYA

CAUSAS, SOLUCIONES Y LECCIONES DE LA EPIDEMIA DE CHICUNGUNYA


En Cúcuta sigue extendiéndose la epidemia de Chikungunya más que en ninguna otra ciudad. Esta epidemia no se debe sino en una parte muy pequeña a la falla de nuestros servicios de salud pública. En el fondo lo que hay es un problema en la administración de las responsabilidades más básicas que cualquier Municipio.

Les doy un primer ejemplo: pese a que el servicio de acueducto ha mejorado bastante en los últimos años, todavía hay un problema de continuidad en la prestación del servicio que obliga a todos los hogares cucuteños a tener tanques de agua, y ese es el principal lugar de reproducción de los zancudos. En segundo lugar, el Municipio no ha sido capaz de algo tan simple como responsabilizarse de limpiar los canales de aguas lluvias, que son lugares en los que se estancan aguas que le sirven de criadero al mosquito vector de la enfermedad.

Aguas Kpital no limpia canales colectores de aguas lluvias porque esa obligación no está en su contrato de operación de la red de acueducto y alcantarillado. Tampoco lo hacen las empresas de aseo porque sus contratos de concesión ya se vencieron y operan sin estar obligadas a asumir esa responsabilidad. El Municipio tampoco lo hace directamente porque no tiene cómo.

Lo mismo ocurre con el alcantarillado de aguas lluvias. No hay quien lo mantenga porque no está en el contrato de concesión de Aguas Kpital y el Municipio no tiene a quien asignarle esa función que es incapaz de asumir.

Cuando ese alcantarillado de aguas lluvias recibe vertimientos de aguas negras como es frecuente que pase en Cúcuta, de lo que son ejemplo todos los colectores que desembocan directamente en el Río Pamplonita o en el Canal Bogotá, Aguas Kpital no los atiende ni los repara en caso de rotura porque al ser parte del sistema de alcantarillado pluvial, no está entre sus obligaciones contractuales.

En otras palabras, detrás de la epidemia de Chikungunya lo que hay es un Municipio desorganizado que no cumple con sus obligaciones básicas y eso genera problemas de saneamiento.

La falta educación entre la ciudadanía para evitar que haya zancudos en los tanques de nuestras casas, en los floreros, en las llantas abandonadas y en todos los depósitos de agua, tiene una incidencia muy alta. Esa educación para prevenir la enfermedad es responsabilidad de la Secretaría de Salud.

En el fondo del problema, lo que tenemos es una ciudad que necesita mejorar su acueducto, su alcantarillado sanitario, y su alcantarillado pluvial y canales colectores de aguas lluvias.

El Chikungunya nos deja estas lecciones y compromisos a los cucuteños:
  1. Es preciso que el Municipio asigne a las empresas de aseo la limpieza de los canales colectores pluviales o de aguas lluvias que estén al aire libre, empezando por el principal, que es el Canal Bogotá, y para eso es necesario asignar de nuevo las zonas de prestación exclusiva del servicio de aseo.
  2. El Municipio debe modificar el contrato de operación del acueducto firmado con Aguas Kpital para incluir como obligación de esa empresa el mantenimiento de la red de alcantarillado.
  3. El Municipio debe, junto con Aguas Kpital, responsabilizarse del debido cubrimiento hermético y mantenimiento de los depósitos domiciliarios de agua limpia, que es el principal lugar de reproducción del mosquito vector de la enfermedad.
  4. El Municipio, en cabeza de la Secretaría de Salud, debe cumplir con su obligación de garantizar la educación en la prevención de la proliferación de mosquitos, educando sobre el cubrimiento hermético de depósitos domiciliarios y otras fuentes de aguas estancadas, además de fumigar en caso de emergencias como la que hoy vivimos.
  5. Es necesario un Alcalde Municipal que conozca sus responsabilidades básicas y las cumpla.