PARQUES Y ESPACIO PÚBLICO

ESTRATEGIAS PARA CREAR ZONAS DE USO PÚBLICO Y RECUPERAR ESPACIO PÚBLICO



Los urbanistas sostienen que cada habitante de una ciudad debería tener al menos 20 metros cuadrados de espacio público, que consiste sobre todo en parques y escenarios deportivos. Un decreto, el 1504 de 1998, que reglamenta el manejo del espacio público en los planes de ordenamiento territorial, establece que las ciudades colombianas deberían garantizarle a cada ciudadano al menos 15 metros cuadrados de espacio público. Más recientemente, otro pronunciamiento del Gobierno Nacional redujo a 10 metros cuadrados ese promedio, como meta para todas las ciudades del país en 2019.

Tomando como objetivo el promedio menor, el de 10 metros cuadrados, y asumiendo que Cúcuta tiene unos 700.000 habitantes, se concluye que deberíamos tener al menos 7 millones de metros cuadrados, es decir, 700 hectáreas sumando parques y escenarios deportivos distribuidos por toda la ciudad. La realidad es que apenas tenemos 150 hectáreas, lo que nos ubica entre las ciudades colombianas con menos espacio público por habitante, algo menos de 2.5 metros cuadrados.

Las estrategias para ganar espacio público en parques y escenarios deportivos deben ser tres:

La primera, el canje de deudas de impuesto predial a grandes terratenientes urbanos que nunca pagan, sobre todo esos que reclaman enormes extensiones de tierra ya urbanizada en la ciudadela de Juan Atalaya y los barrios del sector de El Aeropuerto y El Salado. En esas partes de la ciudad, hay personas naturales y jurídicas dedicadas al negocio de la escrituración a miles de vecinos que desde hace mucho tiempo tienen casas y que por su larga permanencia habitándolas deberían tener ya la condición de propietarios sin necesidad de pagar por ese derecho. Esos grandes terratenientes urbanos, involucrados muchos de ellos en procesos de urbanización ilegal no planificada que le hacen un grave daño a Cúcuta, no están al día con sumas multimillonarias de impuesto predial y deberían cederle al municipio tierras que amplíen el banco local de tierras de uso público.

La segunda, apoyando las Juntas de Acción Comunal mediante convenios para recuperar parques que están en estado de abandono en casi todos los barrios. Si se mira cuánto del presupuesto municipal se invierte en la recuperación y acrecentamiento del espacio público, se ve que es una suma insignificante frente a la magnitud del problema. Podría incrementarse el aprovechamiento de esos dineros mediante convenios con las Juntas de Acción Comunal para que se destinen a programas “comunidad-gobierno”, en donde el Municipio entrega materiales de construcción y contrata ingenieros que dirijan la obra civil, mientras los vecinos aportan la mano de obra.

La tercera, invirtiendo en programas de recuperación paisajística y arborización de canales en los sectores más vulnerables de Cúcuta, habitados por decenas de miles de familias que no saben lo que es un parque, porque sus barrios son el resultado de la urbanización informal de la periferia y las zonas de ladera de la ciudad, en donde no se hicieron cesiones para parques. En muchos de estos sitios la canalización de los cauces de agua lluvia está pendiente y debería aprovecharse para la creación de pequeños parques lineales.

La ciudad debe tener claro que hay que gastar más dinero creando espacio público y recuperando el que está deteriorado. Solo así si llegará el día en que luciremos como una ciudad que pudo salir del atraso.

No hay comentarios: