ARBORIZACIÓN

FOMENTAR LA ARBORIZACIÓN URBANA



Durante los años sesenta, setenta y ochenta la Sociedad de Mejoras Públicas sembró miles de oitíes. Desde entonces la arborización se convirtió en una de las características más conocidas de Cúcuta, y aun cuando se hizo sin suficientes criterios técnicos, el resultado fue bastante bueno.



Por ejemplo, la Avenida de los Faroles se convirtió en uno de nuestros emblemas, y todas las zonas de crecimiento urbano de ese entonces son barrios en los que abunda la arborización.



Pero en los años ochenta la ciudad dejó de sembrar árboles. Muchos barrios, sobre todo en las ciudadelas de La Libertad y Atalaya, tienen menor densidad de árboles que los barrios centrales.

Es muy importante relanzar nuestra arborización urbana. Cúcuta debería ser pionera en tener un Código de Arborización que reglamente las condiciones de siembra obligatoria de árboles y el tipo de especie según el uso y el sitio de siembra. A mí y a muchos cucuteños nos gustaría que esta ciudad fuera conocida como una de las mejor arborizadas del mundo, lo que no es difícil si nos lo proponemos. Bogotá y Medellín, con una tradición de arborización urbana que no se compara con la nuestra, están avanzado en el diseño de sus Manuales de Arborización y deberían servirnos de ejemplo.































Si nos percatamos que la arborización ya es uno
de nuestros activos más valiosos de Cúcuta, podemos trazarnos la meta de ser conocidos internacionalmente por tener la mejor arborización entre todas las ciudades tropicales. Eso podría ser un eje temático básico de Cúcuta como destino turístico, que nos mostrara ante el mundo como la Ciudad de los Árboles, con cientos de calles semejantes a la Avenida de los Faroles.
Propongo relanzar el esfuerzo arborizador y convertir la arborización urbana en un eje temático central del desarrollo turístico de Cúcuta.



Tenemos los recursos técnicos suficientes para pensar en el diseño de un Código de Arborización pionero en el país. Ya disponemos de un inventario extraordinario de las especies arbóreas de la ciudad, ejemplar por ejemplar, elaborado silenciosamente por la Sociedad de Mejoras Públicas. Tenemos una escuela de agronomía con varios expertos en arborización urbana, como el Profesor de la UFPS Evaristo Carvajal, reconocido como experto nacional en la materia. Tenemos una entidad como Corponor con los recursos técnicos suficientes para sumarse a ese esfuerzo y tenemos lo más importante, el valioso patrimonio de miles de árboles legados por una generación que reclama que continuemos su legado.




1 comentario:

Cuadro Beltrán dijo...

Al lado de esta propuesta de arborización, que es a todas luces loable Candidato, subyace la necesidad, no solo de sembrar árboles, sino también la de sancionar a aquel que tala sin reponer lo talado, situación lamentable que de manera flagrante ha venido presentándose en Cúcuta y sin que nada ocurra al respecto.

De otro lado, valga anotar que no bastará resembrar con chamizos, como ahora suele hacerse. Es con nuestras especies emblemáticas con las que volveremos a ser lo nunca debimos haber dejado de ser: La Ciudad Jardín de América.