POZO AZUL

A Pozo Azul se accede por una vía terciaria que une el anillo vial occidental con el antiguo Puente Zulia junto a Termotasajero. A mitad de camino se desprende un difícil sendero que debe recorrerse a pie durante casi una hora, surcando en la larga caminata lo más frondoso de las montañas del sur de Cúcuta, en los límites con el Municipio de San Cayetano. Al final de camino aparece Pozo Azul, una gran laja plana pulida por el agua, que corre formando sobre la enorme roca concavidades conectadas como por una lámina líquida que permite deslizarse a los bañistas como si se tratara de un resbaladero. Desde hace años, generaciones y generaciones de cucuteños han ido alguna vez a Pozo Azul. La rusticidad del camino y las bellezas del paisaje, casi virgen hasta hace unas décadas, hicieron de Pozo Azul una especie de paraíso al alcance de quienes estuvieran dispuestos a recorrer a pie el largo sendero que lo unía con el caserío de El Carmen de Tonchalá.

Desde hace algunos años Pozo Azul ha ido cambiando. Ahora tiene más visitantes. Está más cerca de la ciudad desde que el nuevo anillo vial occidental aproximó el antes remoto caserío. No solo por cuenta del mayor número de visitantes, sino también por la intensiva minería del carbón en sus inmediaciones, la preservación de Pozo Azul es uno de los mayores desafíos de los conservacionistas cucuteños, y por supuesto, de las entidades públicas encargadas de la protección del medio ambiente.

A pesar de estas dificultades, visitar Pozo Azul sigue siendo una experiencia maravillosa que suscita intensas emociones. Las corrientes de agua siguen siendo translúcidas así ahora se note en su fondo los sedimentos oscuros del carbón y los caminantes que hace dos décadas hicieron el mismo recorrido no dejen de advertirnos sobre la reducción del caudal de la quebrada.

Todos los domingos Pozo Azul se llena de turistas que no siempre son conscientes del deber de cuidar y conservar el lugar. Sin embargo nadie deja de notar que Pozo Azul es quizá el más bello de nuestros escenarios naturales y un lugar con enorme potencial turístico, que bien aprovechado y promovido podría ser un lugar famoso en Colombia.

El Área Metropolitana de Cúcuta incluyó a Pozo Azul en un proyecto de desarrollo ecoturístico cuya formulación ha avanzado 50% y tiene como componente más complejo la gestión predial. La mayor dificultad para la creación del Sendero Ecoturístico es que la quebrada Carmen de Tonchalá está rodeada de predios privados, muchos de los cuales son objeto de titulación minera. Sin embargo, el cauce de la quebrada y su ronda son zonas públicas, por lo que una vez se delimite la zona de ronda, y mediante convenios que se planteen a los propietarios y titulares mineros, el Municipio de Cúcuta podría generar el espacio suficiente para el proyecto.

Una vez recuperados los senderos de acceso y creadas las facilidades que hagan adecuado del lugar para su promoción turística, Pozo Azul deberían estar en manos de una entidad que asociara esfuerzos públicos y privados para administrar y conservar un tesoro que tiene características suficientes para ser declarado Parque Nacional, y que por lo pronto, debería ser una reserva ecológica que el Municipio de Cúcuta conserve y promueva con un cuidado muy especial pensando en las nuevas y futuras generaciones de cucuteños.

24/12/2014

1 comentario:

Luis Peña dijo...

Pedro, buenos días. Anoche mientras estuve en el CC Unicentro, y tenían activada la fuente, recordé que en el Ventura Plaza y Parque Telecom, cuentas con un sistema similar que desafortunadamente se convirtió en basurero. La verdad es que anoche literalmente dije "voy a comentarle a Pedro Duran sobre estas fuentes para saber que sucedió, porque no volvieron a activarlas". Saludos y buen día