DEL HUECO AL PARQUE 300 AÑOS

Ahora que está por inaugurarse el Parque Cúcuta 300 años, como lo bautizará esta administración municipal, no puedo evitar el antojo de repasar la historia reciente de una batalla política y legal que por fortuna terminó favoreciendo a Cúcuta, y de la que puedo decir con orgullo que fui iniciador.

Comencemos refrescando la memoria para hacer justicia. Uno que hoy inaugura el Parque y lo presenta como propio, en 2009 era promotor inmobiliario de un proyecto hotelero en ese mismo lote. Así son las vueltas de la vida.

El caso del Parque Bavaria inició con un debate que cité en abril de 2009 en el Concejo Municipal. Prueba que el ejercicio del control político y social ejercido por las corporaciones públicas o por cualquier ciudadano combativo rinde enorme provecho al interés público, siempre que se sepa usar la Constitución y las Leyes. El Juez 3º Administrativo y después el Tribunal Administrativo otorgaron la razón al ciudadano Jorge Moreno, promotor de una Acción Popular basada en los mismos argumentos esgrimidos en el debate en el Concejo. Fue así como recursos de valorización y el antiguo lote de Bavaria se salvaron de caer en manos privadas que pretendían desarrollar un proyecto hotelero. La justicia ordenó conservar media manzana para el Municipio, que ojalá la destine a proyectos institucionales y culturales como estaba originalmente previsto, y en la otra media el Tribunal Administrativo ordenó la construcción del parque que hoy se construye obedeciendo una orden judicial dentro del proceso de Acción Popular promo
vido por el ciudadano Jorge Moreno. No es ninguna iniciativa de esta alcaldía.

No me importa que las autoridades municipales con las que tengo profundas diferencias no reconozcan que la entrega a los cucuteños de ese parque se debe a que se evitó su venta con el debate en el Concejo y la Acción Popular que le siguió. Para mí basta como recompensa que miles de cucuteños lo disfruten de aquí en adelante.

La veeduría y el control son tareas difíciles, sin compensación económica, donde la paciencia y la valentía son virtudes indispensables, y la única recompensa es asumir como propia cada conquista en favor de una idea tan abstracta como el interés público, casi siempre en medio de ciudadanos que no otorga a los veedores y a los promotores de acciones públicas el reconocimiento que merecen. Sin embargo, la tarea vigilante de los veedores y de todos quienes están dispuestos a iniciar acciones populares, acciones públicas ante la Justicia Administrativa y denuncias ante el Ministerio Público, es una labor esencial para que en ciudad haya sentido de pertenencia y respeto por lo público. Por esos ciudadanos, que deberían ser más, siento profundo respeto.
                 
Hace pocos días en el medio virtual ContraluzCúcuta.co dirigido por Rafael Pabón, se publicó un artículo titulado “Cartel de la Contratación en Cúcuta”. La información publicada en medios que por estar claramente identificados se hacen responsables de sus contenidos, sobre todo cuando esa información consiste en denuncias sobre hechos que pueden tener algo de probables, normalmente da lugar a que los aludidos se pronuncien y la controviertan. Aquí en cambio, uno de ellos se dedica a hacer imputaciones irresponsables y especulativas sobre la autoría de ese documento periodístico.

29/10/14

No hay comentarios: