¡MUCHAS GRACIAS JULIO!

Hay a quienes la vida les presenta la feliz ocasión de hacer realidad sus sueños para Cúcuta, y cuando en hora buena se les concede esa oportunidad, saben aprovecharla muy bien.

Es el caso de Julio García Herreros, que durante diez años, a punta de un esfuerzo silencioso y perseverante ha creado un evento que no dudo en calificar como el más importante de la ciudad, y de lo poco que nos hace merecedores de la atención de personalidades destacadas de la intelectualidad nacional.

Con la de la semana pasada ya son diez Ferias del Libro. Ésta última fue la mejor. No solo por la talla de quienes nos visitaron para dictar conferencias o presentar libros, sino por haber convocado 27.000 personas, la mayor parte jóvenes estudiantes cucuteños, al único evento local que los acerca directamente a un grupo de personas que están en la vanguardia nacional del arte, la literatura y el periodismo. Quienes hemos presenciado durante diez años las jornadas de la Feria podemos dar fe de cómo este evento ha sido un insumo valioso en la formación de jóvenes estudiantes cucuteños entre los que seguro hay muchos que pronto darán de qué hablar en el país.

Nuestra Feria del Libro se hace con poquísimo dinero, pese a lo cual ya es conocida en Colombia como un evento que iguala en calidad a la de Medellín o Bucaramanga.

La Biblioteca Pública que la organiza año a año, está mucho menos fondeada que las de otras ciudades, pero por cuenta del empeño de Julio García Herreros, meritoriamente se sostiene con la venta de sus propios servicios, al punto de aparecer en la lista recién publicada de las 300 empresas que más utilidades generan en la región, otro galardón que se añade a la lista de logros de su Director.

Hagamos un esfuerzo mayor por apoyar nuestra Biblioteca, que ha hecho mucho por merecer la confianza y el respaldo de las empresas, el Departamento y el Municipio.

Si tuviéramos más entidades como esa y más eventos como los que promueve, Cúcuta sería una ciudad que importaría más, no por la magnitud de sus problemas sino como en este caso, por su oferta cultural, uno de los ejes estratégicos de posicionamiento global de ciudades como Medellín.

La Feria del Libro es un buen ejemplo de cómo lograr que Cúcuta se convierta en un destino nacional.

Si Julio y su equipo no hicieran la Feria con las uñas, sino contando con un presupuesto generoso que les permitiera visibilizarla más y ampliar su convocatoria, seguro que sería un evento de veras importante en Colombia. Ya están sentadas las bases para lograrlo.


A Julio y a su equipo de colaboradores de la Feria del Libro, como Alejandra Omaña, Ana María Garzón y Renson Said, los felicito, les agradezco el trabajo ejemplar que hacen por Cúcuta y los animo a seguir en su valioso empeño.

10/9/14

No hay comentarios: