LO QUE TRAJO SANTOS

Aunque todavía no conozco ningún documento oficial que compendie y permita valorar el paquete de decisiones adoptadas por el Consejo de Ministros que sesionó el viernes pasado, a partir de noticias de prensa y de lo dicho por Presidente, sus ministros y el Gobernador en la rueda de prensa con la que finalizó la visita presidencial, les haré un recuento de tales medidas, seguidas de una valoración personal de cada una, en el orden de importancia que les atribuyo como herramientas para ayudarnos a salir de la recesión.

GLP para vehículos y refinería en Tibú: Sin duda la más importante, aun cuando su anuncio lo hizo desde enero el ministro Amylkar Acosta. Hay que subirse en ese bus sin pensarlo dos veces. Las ciudades de la Costa Atlántica lo están haciendo. Solo la provisión de combustible vehicular barato puede ayudar a solucionar definitivamente el problema del contrabando de gasolina. Como el GLP es un derivado del petróleo, cosa que lo diferencia del gas natural, la propuesta de su uso para carros guarda conexidad con la recuperación de la pequeña refinería de Tibú. Le corresponde a la Secretaría de Minas del Departamento liderar el cumplimiento de esa promesa presidencial.

20.000 millones de pesos para microempresarios: Bastante importante. Es la primera vez que hay recursos de microcrédito subsidiado por Bancoldex solo para empresas con menos de cinco trabajadores. Por cuenta de la Cámara de Comercio debería facilitarse la divulgación de las condiciones de acceso a esa línea crediticia.

40.000 millones de crédito subsidiado: Ya Bancoldex ha otorgado en dos oportunidades esta línea de crédito. En ambas ocasiones los empresarios de la ciudad han utilizado la totalidad de los recursos disponibles.

Zonas Francas Permanentes Unipersonales: Implican la concesión del Régimen Franco, consistente en exoneración de aranceles para la importación de insumos y bienes de capital, 15% de impuesto sobre la renta y exoneración del IVA para ventas al mercado interno, para empresas productoras de bienes o servicios que se establezcan con inversiones superiores a 3.000 millones, sin que sea necesario ubicarse en terrenos de la Zona Franca. Muy buena medida que la ciudad debe utilizar para promoverse como receptora de inversiones.

1.500 nuevos cupos de subsidios VIP para vivienda gratuita: Con ellos, la ciudad sumará 3.300 casas gratis por cuenta del Gobierno Nacional. Hasta aquí las medidas que son herramientas valiosas para desarrollar la ciudad. En seguida las de “contentillo”.

Plan de “choque” para generar empleo: 5.000 millones de pesos para repartir $350.000 durante cuatro meses a 1.500 desempleados. Como dijo el Gobernador haciendo gala de franqueza, es una medida insignificante ante la magnitud del desempleo. Los gremios habían pedido 80.000 millones para ese programa.

Subsidios para pobreza extrema: 5.000 nuevos cupos de familias en acción, 3.000 de jóvenes en acción y 1.000 de madres ahorradoras. Su crecimiento está atado al crecimiento de la población sisbenizada con nivel 1, es decir, la población subsidiada crece a medida que crece la pobreza. Son un alivio valioso para quienes los reciben pero también son un mal indicador. Era lo que dejaba Uribe después de sus Consejos Comunitarios, y hacían feliz a la alcaldesa de ese entonces, que salía dichosa a repartirlos.

1.500 créditos del ICETEX y 600 subsidios de sostenimiento educativo: Francamente, me parece muy poco.

Exención del IVA para extranjeros: ojalá sirva de algo, pero ya existía y solo estaba pendiente su reglamentación.


La conclusión es que Santos dejó instrumentos valiosos, complementarios de una estrategia de desarrollo local que aún no existe, pero que la ciudad y particularmente el Municipio debe desarrollar algún día. Maná del cielo no cayó, ni caerá.

15/4/14

No hay comentarios: