RASPANDO LA OLLA: IMSALUD

Le he oído decir al Ministro de Salud que entre todas las ciudades del país ninguna tiene mejor red hospitalaria pública ni presta mejores servicios de salud que Barranquilla, al punto que muchos alcaldes la han visitado para conocer de primera mano un caso que ya se presenta como modelo.


La infraestructura de atención en salud del Distrito de Barranquilla se entregó en concesión durante la administración del alcalde Char, primero a Caprecom que no dio buenos resultados, y desde enero de 2012 a la IPS Universitaria de la Universidad de Antioquia, que ha lo ha operado muy bien. Del dinero que recibe la IPS por cada paciente del régimen subsidiado, buena parte se invierte en una densa red de puestos de salud que hacen fuerte énfasis en programas de promoción y prevención mediante visitadores domiciliarios. Como en Cuba, se ha procurado llevar los programas de prevención a los hogares, lo que ha disminuido sensiblemente el número de enfermos dándole rentabilidad el sistema. Desde 2007 se han cuadruplicado las consultas de medicina general y casi se han reducido a la mitad los pacientes hospitalizados. El operador y el Distrito han invertido mucho dinero en la red de puestos de salud y hospitales, y en los procedimientos administrativos de asignación de citas, facturación y almacenamiento de las historias clínicas.

Según el gerente de Imsalud, varios medios de comunicación y dirigentes sindicales de los trabajadores de la salud, el Alcalde está pensando en entregar Imsalud a un operador privado y con ese fin adelanta conversaciones con posibles concesionarios, teniendo a Barranquilla como modelo del negocio. Hasta ahí está bien. Lo que está muy mal es que eso tenga como motivo el reciente distanciamiento entre el alcalde y el gerente de Imsalud, quien finalmente decidió hacer los cambios que la entidad necesitaba para que no la siguieran saqueando. Hasta hace un mes, cualquier compra en Imsalud costaba más que en cualquier otro hospital público o privado. Si no me creen, revisen las conclusiones de la auditoría practicada por la Contraloría Municipal, que se dieron a conocer hace un par de semanas.

Felicito al doctor Hernando Mora porque al fin decidió librarse de unas ataduras que tanto daño le hacían a él y a la entidad que dirige. Confío en su integridad moral y su capacidad administrativa, por lo que me atrevo a asegurar que Imsalud mejorará. Espero verlo en el Concejo al cabo de unos meses, mostrando una reducción sustancial del costo de los insumos médicos y una regularización de la contratación de personal, que afiance mi convicción en que el control ejercido desde las corporaciones públicas de veras contribuye a que la corrupción se modere, y que si sigue habiendo serrucho, lo que a veces parece desgraciadamente inevitable, que por lo menos no sea mucho.

Al alcalde le recomiendo que si piensa entregar en concesión Imsalud a un operador privado lo haga de manera transparente y pensando en los cucuteños afiliados a las EPS del régimen subsidiado, y no por raspar la olla con un negocio hecho a las carreras ante su posible salida del cargo, ni por el despecho de no poder continuar ejerciendo el control de esa entidad, saltándose al gerente, que al fin decidió posesionarse y agarrar el toro por los cachos para evitar que el saqueo continuara.

18/9/13

No hay comentarios: